Archive for octubre 23rd, 2009

XXVII CNEM: Making off. (3 de 4).

Posted octubre 23, 2009 By Lobo

Índice:

1 de 4: La gestación del XXVII CNEM. La campaña viral: el bombardeo de los cortos. Mil y un guiones. ¡El primer rodaje! Organizándonos.

2 de 4: Silencio, se rueda. La segunda sesión de rodaje.

3 de 4: El material del segundo rodaje. La máscara de “Problemas con el chorro”. La máscara de “Asma”. La máscara.

4 de 4: El casco. Making Jause MD. El guión. El personal. El rodaje. Convirtiéndome en Jause.

El material del segundo rodaje.

La segunda sesión de rodaje requirió de mucho material de atrezzo. Lo que me llevó más trabajo fue preparar el material de los cortos “Problemas con el chorro” y “Asma”. Pero vayamos por partes.

La máscara de “Problemas con el chorro”.

Tenía una máscara de un disfraz que me hizo mi madre cuando tenía 5 años. Bien, 18 años después, la máscara aún me venía grande. Sí, parecía un saco de patatas rojo. El traje del disfraz que tenía era muy bueno (mejor que el que se hace Peter Parker por primera vez en la peli) pero en la máscara mi madre no estuvo inspirada.

La máscara a medio retoque.

La máscara a medio retoque.

Lo primero fue entrarle las costuras. Afortunadamente me gusa la cirugía y tras aprender a suturar no me fue difícil aprender un poco sobre costura. La máscara ya se ceñía más pero, los ojos, que eran agujeros en la tela, se estaban rajando.

Las rayas de la máscara eran muy flojas, no se veían bien, de modo que tenía que repasarlas. Pero las originales seguían un patrón similar al cómic de los 60, en nada parecido al de las películas. Para colmo no se podían borrar. Así que opté por repasar algunas y digujar alguna nueva intentando un mayor parecido con la máscara de la película.

Probando los recortes de ojos.

Probando los recortes de ojos.

A todo esto que la tela, que era muy vieja, empezaba a irse de los ojos, que eran agujeros en la máscara. Tuve que reforzarlos cosiendo pequeñas tiras de tela alrededor.

Los ojos fue un detalle que dejé para el final. Sobre una base de cartón recorté una plantilla hecha a partir de la máscara de la película pero adaptándose a la máscara que tenía como base. Dí un poco de relieve a los límites de los ojos y luego los uní a la máscara mediante hilo y aguja.

Acabando las piezas de los ojos.

Acabando las piezas de los ojos.

El efecto final lo conseguía poniéndome la máscara y tirando de la parte de atrás, hacía un nudo con la tela sobrante y para disimularlo lo escondí debajo del jersei de cuello alto que me puse.

La máscara de “Asma”.

Si la anterior parece que tiene trabajo detrás, al lado de la máscara de Asma se queda en nada.

La máscara.

Una bolsa de plástico a la que recortamos la zona de boca-nariz protegía mi rostro mientras por encima me ayudaban aplicando yeso. Hubo que esperar tras aplicar el yeso a que se secara un poco. Teniendo ya el molde de mi cara era cuestión de reforzarlo un poco con más yeso.

El casco antes de pintar.

El casco antes de pintar.

Sobre el yeso aplicamos trozos de papel de periódico con una mezcla de cola blanca y agua. Varias capas después teníamos la base acabada.

Sobre la base había que formar la máscara. Costó mucho, y como puede verse no acabó de quedar bien. La mandíbula quedó baja y en consecuencia se alargó. La monté con tubos de papel de periódico enrollado. Se fijó la estructura de papel sobre la base con cinta adhesiva, aunque se resistía y no paraba de caerse.

Para fijar la pieza de la mandíbula hubo que poner otra cada de papel de periódico con la mezcla de agua-cola. Entre eso y un par de piezas quedó fija. O lo suficientemente sujeta como para poder dar luego la capa final.

Siempre quedó la zona de la boca como un agujero, el triángulo de cartón se añadió después, desde dentro de la máscara.

Y con una mano de pintura la máscara está acabada.

Y con una mano de pintura la máscara está acabada.

Los ojos fueron sencillos: dos bolas de plastilina hacían el globo ocular y dos pequeños churritos delimitaban la parte superior e inferior. Sobre estas piezas un par de capas de papel de periódico con agua y cola. Evidentemente no estaba diseñada para poder ver con ella. Lamentablamente la idea de sustituir los ojos por piezas de gafas de sol de un todo a cien llegó tarde.

Ya con la máscara montada otra capa más, por fuera y por dentro, con papel de periódico y la mezcla agua-cola. Los bordes fueron forrados con cinta aislante.

Be the first to comment
A %d blogueros les gusta esto: